Son cristales de sanación de estructura vítrea, color negro. Provienen de Teotihuacán, México. Instrumento de curación energética, ancestral Maya y Azteca, que actúa paralelo al campo magnético humano y el sistema inmunológico. Trabaja con el cuerpo mental a nivel de la esfera del pensamiento y el alma. Son una herramienta que abre el inconsciente y con su uso, nos enfrentamos a la sombra pues empata con las energías densas, profundas y desconocidas que se alojan en el inconsciente; siempre ayuda a sanar, trayendo a nosotros en conciencia, a través de sueños o recuerdos muy vivos las emociones o sentimiento que estamos preparados para enfrentar, integrar y liberar.

 

 

Geometrías Terapéuticas Básicas:

Omi (geometría de imposición): 

La ombliguera del cuerpo, realiza un trabajo energético de unión y sintonización entre el cuerpo físico y el cuerpo sutil. Funge como puente entre emociones y pensamientos. Su misión es romper miedos y apegos impuestos por los padres, y por tanto a los hijos. Ayuda a resguardar y a limpiar el centro energético del ombligo (parte del cuerpo energéticamente muy importante) trayendo equilibrio y protección a la persona. Nos da claridad de pensamiento porque nos permite el arraigo a la tierra.

 

Ixtli (geometría de imposición): 

El disco de obsidiana trabaja en la sanación físico-energética. Sobre el cuerpo físico ayuda a nivel de dolores, inflamaciones, infecciones e irritaciones a través de la movilización de la energía. En el sistema energético: chakras, nadis y meridianos ayuda a liberar aquella energía adherida cristalizada que puede aparecer como enfermedad. También aquella que aún no ha convertido como tal, lo que la hace muy útil en la prevención de esta. Su misión es limpiar y volver a recuperar el sentir.

 

 

Osiris (geometría de penetración): 

El huevo de obsidiana nos conecta con la energía femenina reprimida, en hombres y mujeres, que esta guardada en la existencia de la memoria arquetípica y colectiva, por tanto, equilibra la energía masculina y femenina que habita en cada ser. Abre la psique, en la posibilidad de crear mejor formas de vida, con entendimiento y aprobación. Permite entrar en contacto con el corazón y su profundo sentir. Nos permite hacer consiente la sombra y liberarla del sistema de creencias, religiosas, médicas, sociales y familiares, que la atrapa. Despierta la energía femenina para sanar las heridas y síntomas vinculados con la feminidad. Libera la memoria guardada que se manifiesta como aquellas afecciones físicas en los órganos femeninos y senos (miomas, quistes, endometriosis, infecciones, inflamación, irritación, células anormales y sus derivaciones) Actúa como medicina preventiva en la formación de los mismos en los órganos femeninos. Ayuda en el aspecto físico, emocional, mental y espiritual, ya que a partir de liberar las emociones reprimidas y memorias atrapadas de infancia de dolor, abandono, rechazo y sufrimiento, trae conciencia y sentido a la existencia misma de hombres y mujeres. Abre la aceptación y el amor por uno mismo.

Sanación con Cristales de Cuarzo y Obsidiana:

Esta técnica se enfoca al trabajo específico del Sistema Energético Humano (Aura). Se realiza la limpieza profunda de los chakras, su armonización y sintonización con los campos eléctricos y electromagnéticos, el balance, y potencialización de su desempeño, a través del correcto manejo de los cristales y la obsidiana con el fin de lograr el buen flujo de la energía y la reconexión con la madre-tierra y la energía cósmica, que trae como resultado la salud, claridad, el bienestar y la conciencia evolutiva del ser.

Mínimo 6 sesiones, una vez por semana.